martes, 30 de diciembre de 2008

Un país de farándula

Magaly Medina acaba de ser nombrada “personaje del año” según los resultados de una encuesta desarrollada por el Instituto de Opinión de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Ha superado al mismísimo presidente Alan García, quien pese a subirse al carro de la farándula hace unos días, no ha podido recuperar réditos en ese sentido.

El que la polémica ex conductora de TV haya recibido esta distinción, es un reflejo de en dónde tiene la cabeza nuestra sociedad peruana. A esto hay que agregar que en tercer lugar quedó nada menos que el ex ministro aprista Rómulo León Alegría, tristemente célebre por el “faenón” que quedó al descubierto en sus conversaciones con otros personajes, para hacer negocios turbios en el ámbito petrolero. Pero este es otro indicador que analizaremos en otra ocasión. Por ahora nos detendremos en lo de Magaly.

La idea de elegir al “personaje del año” está basada, generalmente, en encontrar a alguien que haya tenido algún mérito, o logrado algo importante para el país. Parece que la gente olvidó que Lucho Horna ganó el Roland Garrós (en dobles, pero ganó), o que Gastón Acurio ya es reconocido en otros países por su trabajo de difusión de la cocina peruana.

Estas cuestiones no son tomadas en cuenta, sino que más importante es conocer quién le sacó la vuelta a quién, qué futbolista se amaneció y se emborrachó, qué vedettes se jalaron de las mechas en público, etc., etc., etc. Pan y circo para el pueblo. Temas que distraen de la realidad, que obnubilan y embrutecen, y que alejan de temas más importantes, como lo que ocurre en la actualidad: la crisis económica y financiera internacional, que de hecho nos va afectar; o la corrupción que se sigue poniendo al descubierto en las instituciones del Estado.

Es que ahora somos un país de farándula. Y por eso es que tenemos los congresistas que tenemos, así como los presidentes regionales, alcaldes, y hasta al presidente que tenemos. Los políticos que nos gobiernan son un reflejo de nuestra sociedad.

La descomposición moral de nuestro país viene desde la época de Fujimori, cuando adormeció a todos con la idea de que la democracia no servía y que era mejor que un japonés de mano dura dirigiera el país a su antojo. Por eso había que dejarlo hacer todo lo que quiera sin chistar. Para ello, junto a su cómplice Montesinos, controló los poderes del Estado. Y no se escapó el cuarto poder: los medios de comunicación, los cuales se convirtieron en caja de resonancia de la exaltación de la imagen del Ingeniero.

Y para agregarle más cerezas a la torta, los medios controlados por el régimen que nos gobernó los ’90 promovieron personajes como Laura Bozzo y la mismísima Magaly. Los noticieros se convirtieron prácticamente en partes policiales televisados, mostrando sangre y sensación de desgobierno. Y aparecieron los periódicos “chicha”, que colocaban en sus portadas una mezcla de sangre y sexo al por mayor.

Claro que hubo pocas excepciones que resistieron al poder. Pero todo ese gran bombardeo mediático de los ’90 ha generado la sociedad que tenemos ahora.

Fujimori no es el único responsable. Sus sucesores también tienen su cuota en este asunto. Recordemos que Toledo le puso piloto automático a todo, de tal forma que las cosas siguieron como estaban. No contamos a Paniagua porque su gobierno era de transición.

Y ahora tenemos a Alan García, que prefiere ponerse a bailar para llamar la atención, y dársela de muy preocupado por los temas sociales con la organización de su “Teletón”, en una verdadera muestra de hipocresía. Un presidente que gusta del figurettismo antes que tomar decisiones concretas para mejorar la educación en el país, o de impulsar una verdadera justicia social.

Precisamente por tener una sociedad sin educación, sin justicia social y sin valores, es que somos decadentes. El resultado es que la señora Magaly Medina, una señora que ha manchado honras y destruido matrimonios, que ha servido de psicosocial distractor a los gobiernos de los últimos diez años, y que actualmente purga prisión por difamación, ha sido elegida personaje del año. Esos son méritos para mucha gente en nuestro país.

viernes, 12 de diciembre de 2008

No se meta, doctor García

Magaly Medina acaba de ganar, inesperadamente, un defensor de peso, en el marco de su condena a prisión por el delito de difamación contra el futbolista Paolo Guerrero. Y no me refiero a la gran cintura que éste posee, ni a algún grandazo millonario que está interesado en su libertad.

Se trata nada más ni nada menos que el mismísimo Presidente de la República, don Alan García Pérez. El Primer Mandatario ha señalado que la prisión a la que ha sido condenada la ex – conductora de televisión (porque por el momento, ha dejado de serlo) “ha sido suficiente”, y adelantó que estudiaría su caso para que quedara libre.

Estas declaraciones de García representan otra intromisión más en un tema que es de competencia del Poder Judicial. Recordemos las iniciativas de amnistía a favor de los militares y policías que enfrentan juicios por temas de derechos humanos; entre éstas la del congresista Edgar Núñez.

Además de esto, el presidente sigue sumergiéndose en mares completamente faranduleros, los cuales no corresponden a la figura de un Jefe de Estado, la cual debe mantenerse en terrenos de la política y la seriedad, alejado completamente de lo “chicha”.

Lo más grave es que García es abogado de profesión. Y siendo un conocedor de la ley, él sabe que lo mejor es que el caso se resuelva en el Poder Judicial. Que la justicia determine si Magaly Medina sebe ser perdonada o no. Sin embargo, muy a pesar de la Medina (y a los intereses políticos y económicos que están detrás) las pruebas legales ameritan que debe cumplir su condena. Y de esto Alan conoce y entiende.

Pero García parece tener un interés político en esto. Él sabe que hay mucha gente en nuestro país que ha perdido el sentido de la realidad. Y que considera que el tema de Magaly es de interés nacional, y por ello demandan “justicia y libertad” para la conductora. Sostienen que esto es “una injusticia”.

Esta ceguera mental es aprovechada por el presidente, quien para congraciarse con quienes la sufren, hace este tipo de anuncios. Es evidente que con esto busca subir algunos puntos en el “rating” de su alicaída aprobación.

Si no fuera así, entonces, ¿por qué no emitió opinión sobre la extradición de Alberto Fujimori, cuando éste se encontraba en Chile? ¿Por qué no se pronuncia sobre su culpabilidad o inocencia, mientas es procesado? ¿Allí no tiene opinión el Presidente?

He allí varios ejemplos de los intereses de Alan García, en su segunda versión.

Lo mejor es que no se metiera en el asunto. Que los abogados de Magaly sean los que la defiendan, y que García se dedique a gobernar, que para eso fue elegido.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Comisiones investigadoras del Congreso: ¿incapaces o cómplices?

Rómulo León acaba de consumar otro “faenón” más. En su última entrevista con la comisión del Congreso que investiga el escándalo del “Petrogate”, se negó a dar información a la misma. Esto sin contar con el “paseo” que se dio con el mismo grupo de trabajo, la primera vez que lo entrevistaron.

Sin embargo, esta no es la primera vez que alguien se burla de las comisiones investigadoras. Hemos visto pasar varios períodos parlamentarios, y siempre se ha repetido la misma escena, aunque con diferentes actores: el investigado acude al Congreso para burlarse de los parlamentarios, sin que estos tengan reacción.

Ahora, quien hace de investigado (o investigada), siempre cumple el mismo papel, con la misma consigna: mofarse de sus inquisidores. Lo mismo ocurre con los congresistas que forman parte de la comisión. Aquí está la diferencia: si el papel que cumplen es por su incapacidad para hacer una investigación seria, que descubra el fondo del asunto; o por complicidad con el investigado.

Esta última posibilidad parece ser mucho más evidente, luego de la visita del indeseable Carlos Raffo al penal donde se encontraba León, a espaldas de la comisión, a conversar con éste último qué sabe Dios (o quizás el diablo lo sepa mejor). Aún con un Raffo mentiroso (como lo afirma Hildebrandt en alguna de sus columnas en un diario local), que primero dice que no fue y luego se desdice, la comisión presidida por Daniel Abugattás (quien, en lo personal, me ha decepcionado), decidió sólo amonestarlo, en vez de expulsarlo para darle más seriedad a esta comisión, que ahora es la de la vergüenza.

Queda por saber es si el grupo investigador que preside Abugattás perdonó a Raffo por incapacidad, o por complicidad. Cualquiera de las opciones que resultara ser verdadera nos da a entender que en el Congreso estamos dominados por la inutilidad de sus integrantes y por la confabulación con la corrupción.

Esta es otra raya más en la cebra, dirán algunos, dentro de la larga lista de asuntos oscuros que marcan al Congreso como institución. El asunto es qué mecanismos debe tomar la ciudadanía para mejorar a la institución que la representa. Porque, al fin y al cabo, el Congreso representa a los ciudadanos y las ciudadanas de nuestro país. Para que la democracia se fortalezca en nuestro país, es necesario construir instituciones serias y responsables. Y el Poder Legislativo, con estas reiteradas escenas, sólo está contribuyendo a su destrucción.

Nos quedan dos años y medios para pensar qué podemos hacer para que nuestros parlamentarios, a partir del 2011, tengan mucho más nivel, tanto en su capacidad como en su moral, para que no se vuelvan a repetir estos “faenones” de los investigados.

sábado, 22 de noviembre de 2008

Perú 21 sin Álvarez Rodrich

Ha pasado una semana de la última columna que escribiera Augusto Álvarez Rodrich, otrora director de “Perú 21” durante seis años. Desde ese momento, Perú 21, es un diario común y silvestre, sin un estilo que marque la diferencia respecto de los otros tabloides que abundan por la capital.

La última columna de Álvarez Rodrich se refería al asunto de las reuniones de varios políticos de nuestro país con el empresario dominicano Fortunato Canaán, quien pretendía realizar varias inversiones en el Perú. Canaán tuvo vínculos con los tristemente célebres Rómulo León y Alberto Quimper, a quienes se les descubrió su “faenón” con los negociados que hacían por lo bajo, para beneficiar a una empresa petrolera, en complicidad con altos funcionarios del actual gobierno.

Este tema fue recurrente en los últimos artículos de opinión de Álvarez Rodrich. Sin embargo, el diario El Comercio (de la misma empresa a la que pertenece Perú 21) mostró en sus editoriales su oposición al tratamiento de esta información. Evidentemente, fue una primera forma de congraciarse con el régimen. Sin embargo, Perú 21 continuó con la línea de investigar estos hechos. Esto costó la salida del economista de la dirección del tabloide.

Y con la salida de Augusto Álvarez Rodrich, también salieron, en solidaridad, casi todos los columnistas que, de alguna manera, convirtieron a Perú 21 en el diario plural, serio y diverso, que el pueblo peruano necesitaba, alejándolo de la cultura “chicha” reinante. Pues los taxistas dejaron de comprar Ajá o El Chino, como en los ‘90: un Perú 21 en el asiento de adelante era la voz ahora.

A esto hay que agregar el despido de los periodistas Fernando Ampuero y Pablo O’ Brien del decano de la prensa peruana. La razón: éstos tuvieron la primicia de los “petroaudios”, e intentaron publicarlos por medio de El Comercio, y ante la negativa del “decano”, los propalaron vía Canal 4, con el apoyo de Fernando Rospigliosi.

De nada valió el discurso pro-liberal en economía y anti-Chávez que enarbolara Álvarez Rodrich en sus columnas. Meterse con el gobierno, igual le costó caro.

Sin duda alguna, estos hechos constituyen un atentado contra la libertad de expresión y de prensa. Y no viene necesariamente del gobierno: El Comercio mismo fue la que ejecutó la medida, como una forma de “guiño” al régimen de Alan García. Este “guiño” es uno más de los tantos que le ha dado en sus editoriales y columnas de opinión, haciendo parecer al “decano” como si fuera el diario El Peruano del régimen aprista, o como La Tribuna, diario del Partido de Alfonso Ugarte. Significa el fin de 80 años de anti-aprismo.

Esto demuestra que los medios deben dejar de ser de empresarios, o de personas particulares. Los periodistas somos los que debemos manejar los medios, y dejar de ser simples empleados del poder económico y político. Debemos aspirar a que ocurra lo que en otras latitudes, como en Estados Unidos o Francia, donde nadie, por más poder que tenga, censure un artículo contrario, así esté escrito en el New York Times o Le Monde.

martes, 28 de octubre de 2008

Petroaudios y petromails: lo que está detrás

Coincido perfectamente con Martín Tanaka. El analista político, en su columna de hoy del diario “Perú 21”, dice no creer que quienes han denunciado la corrupción (primero con la difusión de “petroaudios” y luego de “petromails”) tengan una verdadera intención de moralizar, sino que existen intereses de por medio.

También concuerdo con Tanaka en que se debe investigar la corrupción que ha quedado al descubierto. Estos hechos deben quedar bien esclarecidos, y sancionar a los que se encuentre responsables, con todo el peso de la ley.

Sin embargo, detrás de todo este escándalo político (que sigue trayendo cola), hay ocultas otras cosas que deben ser descubiertas. Hay algo que está más allá de lo evidente.

En primer lugar, es cierto que había un interés de por medio de Petrotech, que quería ganarle por puesta de mano a Discover Petroleum, la empresa noruega que se benefició gracias a los negociados descubiertos entre los corruptos Rómulo León y Alberto Quimper. La hipótesis es válida: como perdió la oportunidad de hacer un “faenón”, ya estaba siguiendo a los mencionados personajes, hasta encontrarlos “in fraganti”. Luego de tener segura la información, envió los audios a Canal 4, y luego a Perú 21, para que los vayan sacando “por paquetes”.

También es probable que la vinculación de Rosa María Palacios a ambos medios de información, y el hecho de ser esposa de Alberto Varillas, que a su vez trabaja para Petrotech, sea una evidencia de esto. Sin embargo, eso es sólo un indicio, y puede que Petrotech haya sembrado estas pruebas sin conocimiento de la citada conductora de TV y columnista en Perú 21 (donde también escribe Tanaka, por cierto).

Y aquí viene lo segundo. El difusor del primer audio fue Fernando Rospigliosi, ex ministro del Interior del régimen toledista, censurado por la bancada aprista en 2004, y antiguo militante de Izquierda Unida (por si no lo sabían). ¿Cómo obtuvo los audios?

Es evidente que la censura de hace cuatro años le quedó como una espina dolorosa a Rospigliosi, más aún por haber sido promovido por sus archienemigos los compañeros. Por eso, aprovechó esta oportunidad, como una forma de venganza del ex ministro, de tal forma que hizo que Jorge del Castillo, quien fuera uno de los impulsores de su censura, tuviera que dimitir al premierato, junto con varios de los integrantes de su gabinete.

Además, hay una vieja enemistad entre el APRA y un sector de la Izquierda, a la que llamaremos “ex - izquierdistas” (para no llamarles caviares, como acostumbra la derecha). Esta enemistad se ha convertido en competencia entre dos grupos de poder: una, la de los “ex - izquierdistas” que odia al APRA, que busca influir ya no por la vía de un partido, sino por medio de algunas ONG con ciertos intereses (no todas, ojo); y la otra, la cúpula aprista liderada por Alan García, que sólo busca el poder por el poder. Por eso ya había pactado con la derecha cavernaria (CONFIEP, Opus Dei, “ala dura” de las FF. AA.) desde un principio, tanto por odio a sus rivales como por el placer de estar cerca del mando.

Entonces, son sólo intereses políticos y económicos los móviles que promovieron este escándalo. No hay ningún interés por promover una lucha anticorrupción. Y me refiero a ambos grupos de poder, sin excepción.

La pregunta es: si Petrotech hubiera ganado la licitación, ¿se hubiera conocido toda esta corrupción?

sábado, 18 de octubre de 2008

La Urraca en la cárcel, ¡bien hecho!

Magaly Medina lleva, en el momento de escribir estas líneas, dos días entre rejas. Esto debido al veredicto de la jueza María Teresa Herrera, que condena a la señora en cuestión a cinco meses en prisión. La razón: haber incurrido en delito de difamación, al haber asegurado (sin pruebas según la determinación judicial) que el futbolista Paolo Guerrero se escapó de la concentración antes del partido con Brasil.

Mucha gente ha puesto el grito en el cielo por esto. Consideran que es excesivo e injusto. Personajes tan impresentables como Álex Otiniano y Laura Bozzo han salido a respaldarla. Incluso, como en los buenos tiempos de Fujimori, llegó una portátil hasta la carceleta del Poder Judicial, encabezada por “Pajarito”, otrora panelista “bamba” de la Bozzo.

El asunto es que el Poder Judicial dictaminó que las pruebas de la Medina en contra de “Paolín” no eran ciertas, y falló a favor del delantero del Hamburgo alemán. Eso es lo que vale. Los gritos y desplantes de ciertos personajes, apoyados por un público contratado, no sirven de nada.

Este caso nos deja varias lecciones. En primer lugar, nadie tiene derecho a afirmar cosas sin tener un fundamento sólido, vale decir, información veraz y comprobada. La señora Medina ha incurrido en este error. El caso de Paolo Guerrero no es el único. Muchos de sus “ampay” han sido mostrado fuera de contexto. La libertad de opinión y de expresión está encausada dentro del marco de la veracidad y la objetividad (que no es completa, por cierto).

Otra cuestión es que lo que hacía ella en la televisión no era para nada periodismo. Sólo se dedicaba a desnudar las miserias de los famosos. Miserias que podían servir muy bien, por ejemplo, a aquella mujer que descubría a su esposo (un “pelotero”, por ejemplo) sacándole la vuelta. Estas miserias no contribuyen para nada a conocer la verdadera realidad política y económica del país. Muchos diarios, con una gran complicidad, resaltaban más los “ampay” antes que otras noticias verdaderamente relevantes.

Tercero, no es novedad que la gente de la farándula viva así. Y tampoco es novedad que una sociedad decadente como la nuestra se interese por las vidas de estos personajes.

Cuarto, que la señora Medina no es nadie para dar recetas de moral. Otra: más que el castigo legal, es un castigo moral para esta señora, por su soberbia y su certeza de que sólo ella tiene la razón.

Por último, puede que sea una cortina de humo el encarcelamiento de Magaly. La sospecha es válida, más aún cuando un tipo como Rómulo León Alegría aún no ha sido capturado. Sin embargo, el programa de Magaly Medina, sin necesidad de aliarse con los gobiernos, ha generado verdaderas cortinas de humo. Tanto Fujimori y Toledo (y ahora García), no necesitaron pedirle que les haga el favor cuando estaban en líos políticos. Para ellos fue una aliada tácita.

Para Magaly, su razón para hacer esto no era casarse con el poder (ella siempre dijo que la política le interesaba un bledo), sino la obtención de buenos dividendos económicos gracias a los auspiciadores.

Los cinco meses en prisión le servirán a Magaly Medina para que reflexione de que todo “lo que le gusta a la gente” no es bueno para la gente. Esa frase entrecomillada se la enrostró a Augusto Ferrando, sin imaginar que ella incurriría en eso mismo. También para que siente cabeza y aprenda un poco de lo que se llama humildad.

Y a los colegas periodistas, nos muestra un antecedente de cómo no se debe ejercer esta digna profesión. No es necesario hacer espíritu de cuerpo con esta señora. Hacer eso, sería contradecir una de las finalidades del periodismo: además de informar, educar a la población. No embrutecerla ni confundirla, como se está haciendo desde la época de Fujimori.

miércoles, 8 de octubre de 2008

Neoliberalismo y corrupción

Han pasado 45 días desde que este servidor dejó de escribir en este blog. Un mes y medio en el que han sucedido muchas cosas en el Perú y el mundo, en la cual se ha puesto en evidencia que el estado de cosas actual está dejando muy claras sus consecuencias, las cuales nos afectan a todos. Y a uno mucho más que a otros.

Enumeremos la lista:
  1. La huelga del gremio de los médicos, quienes no ven atendidos sus reclamos. La intolerancia del ministro de Salud, Hernán Garrido Lecca, en sus expresiones ante los reclamos. El entrampamiento del diálogo, pese a la mediación del jefe de Gabinete, Jorge Del Castillo. El presidente Alan García ha dicho que no hay plata para conceder sus pedidos.
  2. El descalabro de los grandes bancos y financieras de los Estados Unidos. El plan de salvataje propuesto por su mandatario, George W. Bush, por 700 mil millones de dólares (7 veces la producción económica anual del Perú). La negativa inicial, y finalmente, la aceptación del Congreso norteamericano para aprobar el Plan.
  3. Denuncia de once desapariciones en Vizcatán, en la zona del VRAE, producto de una intervención del Ejército Peruano. El ministro de Defensa, Ántero Flores Aráoz niega que se hayan dado estos hechos, aunque reconoce la intervención militar.
  4. Los congresistas peruanos deciden no dar cuenta de sus gastos operativos. Sólo aprueban dar 30 %, habiendo de por medio una Ley de Transparencia que obliga a dar TODA la información. Incluso ven la posibilidad de aumentarse el sueldo.
  5. La renuncia de Mario Pasco al Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, debido al traspaso, tras votación del Congreso, de las MYPES al Ministerio de la Producción.
  6. El escándalo del “Petrogate”. Involucrados: Alberto Quimper, del directorio de PeruPetro y ex abogado del presidente Alan García; Rómulo León Alegría, ex parlamentario y ex ministro de Pesquería en el primer gobierno de Alan. A ambos se les escucha en un audio, en el que se les escucha hablando sobre una concesión “amarrada” a favor de una petrolera noruega, donde ambos obtendrían buenas ganancias producto de su “faenón”. Renuncia del presidente de Petroperú, César Gutiérrez y del mismo ministro de Energía y Minas, Juan Valdivia. Incluso queda implicado el primer ministro Jorge del Castillo, quien inmediatamente salió a defenderse.
Estas han sido las cosas más saltantes del último mes y medio.

Está demostrado que el crecimiento económico no es suficiente, si no interviene el Estado para resolver las demandas justas de la población. El libre mercado no tiene mecanismos de control para evitar el descalabro financiero, producto de las ambiciones de los dueños de la plata del mundo. El sistema prefiere intervenir “a lo bestia”, sin mostrar un respeto por los derechos humanos. El neoliberalismo no puede controlar los ímpetus de los políticos para beneficiarse a sí mismos. Tampoco logra atajar los lobbies para ciertos intereses creados. Y además, no puede evitar la corrupción.

Queda comprobado que se necesita otra forma de hacer política, basada en el diálogo y atención de las demandas de la sociedad; en la supervisión de la actividad financiera; en el respeto por los derechos humanos; en el que la actividad política sean transparente; y que se castigue con firmeza la corrupción.

domingo, 24 de agosto de 2008

El Congreso se puso los pantalones

La derogación de los decretos legislativos 1015 y 1073 constituye un verdadero triunfo de la democracia en nuestro país. Se ha impuesto la voluntad general de los pueblos (tal como lo dijera San Martín al proclamar nuestra independencia de España), por encima de la voluntad de las minorías que siempre han gobernado el país. Se ha impuesto el interés general sobre el particular.

Estos decretos, que comprendían lo que fue denominada como "La Ley de la Selva", buscaban promover la inversión privada en el territorio amazónico, una de las acciones contempladas en el famoso artículo del presidente Alan García, titulado "El Perro del Hortelano". Con esto, supuestamente se integraría a las comunidades de la selva (y de la sierra), al crecimiento económico que experimenta el país por estos años, y les permitiría su avance y desarrollo.

Sin embargo, con la promulgación de esta norma las comunidades prácticamente perdían la propiedad de sus tierras, en beneficio de los grandes empresarios (la gran mayoría extranjeros, chilenos y norteamericanos). La norma fue promovida por el Poder Ejecutivo de manera unilateral, casi autoritaria y dictatorial, sin haber conversado previamente con las comunidades acerca de un acuerdo conjunto, para elaborar una norma que realmente promueva el desarrollo de estos pueblos.

Obviamente, esto generó la reacción airada de los pueblos amazónicos, que en su totalidad tomaron puentes y carreteras, como su única (y legítima) forma de hacer sentir su reclamo. El gobierno se vio desbordado (otra vez) por un nuevo conflicto social, esta vez no en el sur del país, zona a la que se tilda injustamente de revoltosa, sino en el oriente.

Esta vez, el Congreso no se hizo de la vista gorda ante el problema, como en anteriores ocasiones. La Comisión de Pueblos Andinos y Amazónicos, dictaminó la derogación de estos decretos. Finalmente, el Pleno, en sesión realizada el pasado viernes, se puso los pantalones y confirmó esta anulación. Sólo la bancada aprista, atada de pies y manos a las decisiones del obeso mandatario, su cúpula partidaria y la derecha cavernaria, votó en contra de la derogación. En cambio, las otras bancadas (incluida la fujimorista, supuesta aliada del alanismo), manifestaron su decisión de dejar sin efecto la "Ley de la Selva".

Con esto, el Congreso se ha reivindicado ante la población. Ha dejado de lado su papel pasivo y casi pintoresco para ser un agente activo de la gobernabilidad. Logró frenar el desequilibrio (aunque aún existe) entre Estado y Sociedad Civil. Ante el grave conflicto social en la selva, intervino de inmediato para que este cese, y se apueste por una negociación. La derogación de estos decretos trajo como consecuencia la paralización de las protestas, y la vuelta a la calma social (por ahora) en el país.

Por eso, esta actitud del Congreso es un triunfo de la democracia, porque por fin el “primer poder del Estado”, en el que están representados los ciudadanos de este país, ha preferido representar los intereses de las mayorías, antes que ceder a los intereses de unos pocos. Quizás hayan habido presiones de sectores como las ONG's u otras asociaciones, pero en esta ocasión han servido para los intereses legítimos de poblaciones que, encima de ser olvidadas por el Estado, ahora estaban siendo atropelladas por éste mismo.

Ojalá que este sea un punto de inflexión en el cual el Congreso, ahora sí, asuma su papel como actor dentro del Estado. Y a la vez que el Ejecutivo gire 180 grados su estilo de gobernar. Que se torne más dialogante y promueva la participación de los diferentes sectores del país en la búsqueda de su desarrollo, y no mantenerlos al margen de sus decisiones, en las que buscan el beneficio de unos pocos, como es notorio que está sucediendo.

Si todo esto ocurre, por fin se gestará la existencia de una verdadera democracia funcional en el país.

domingo, 3 de agosto de 2008

Antonio Banderas debe renunciar

La última semana, las palabras más recurrentes en los titulares de los diarios han sido “accidente”, “carreteras”, “muertos”. Evidentemente, son temas relacionados a que nuestros caminos, que conectan varias ciudades del Perú, se han teñido de sangre.

Los accidentes de carretera, con sus muertos y heridos, ya han dejado cerca de medio millar de muertos en lo que va del año. Y parece que no tienen cuándo acabar: se suceden uno a otro, sobretodo en época de feriados.

Aquí hay varias responsabilidades compartidas. En primer lugar, la informalidad imperante y existente en las empresas de transporte interprovincial. Esto está relacionado a la forma de hacer empresa de quienes incursionan en este rubro, quienes no protegen para nada a sus trabajadores choferes, haciéndolos trabajar en exceso, lo cual es sumamente peligroso, no sólo por el abuso laboral, sino porque su cansancio es determinante para que ocurran estas desgracias.

Los choferes también tienen su responsabilidad en este asunto. La cultura “combi” no sólo está presente en las pistas limeñas; se ha extendido a las carreteras interprovinciales. Nuestros conductores de buses no acostumbran respetar las normas de tránsito. Recurren siempre a la “criollada” para conducir, y eludir las reglas.

Pero la máxima responsable es, sin duda alguna, la titular del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), Verónica Zavala. Desde que está presente en este sector (van dos años), se han incrementado los accidentes en las carreteras. Y no sólo esto: también han aumentado los asaltos a los pasajeros.

Para atajar estos problemas, Zavala impulsó desde su portafolio el plan denominado “Tolerancia Cero”, el cual suponía que detendría la racha de accidentes y asaltos en las carreteras. Sin embargo, no ha dado resultado, y la situación ni siquiera se mantiene igual: ha empeorado. Fue un fracaso.

Por ello, la ministra debe renunciar a su puesto. Así como se pide la dimisión de Lucho Alva en Interior, por su incapacidad demostrada en el sector, de igual forma se le debe presionar a Zavala. Porque también demostró incapacidad.

PD: Es evidente que, ahora que la ministra ha adelgazado (entró gordita al gobierno), tiene un gran parecido al actor de “La Máscara del Zorro”.

domingo, 27 de julio de 2008

Lo que ofende a la nacionalidad

Nuestros políticos han puesto el grito en el cielo a causa de unas fotos en las que una guapa y exuberante bailarina de un conocido grupo de cumbia, digna representante de nuestra belleza nacional, aparece completamente desnuda, montada en un caballo cubierto por la bandera peruana. Algunos congresistas han mencionado que se ha mancillado el símbolo nacional; la cereza de la torta la puso el ministro de Defensa, Ántero Flores – Aráoz, al decir que le pondrá una denuncia penal por esta razón.

Esta actitud de nuestros políticos esta relacionada con esa moralina hipócrita que siempre han mostrado, al igual que un sector de nuestra sociedad peruana que se muestra muy recatado, pero que hace sus cositas a escondidas. Ya lo acaba de decir el ex congresista Javier Diez Canseco, uno de los pocos que puede jactarse de haber pasado por la política con pulcritud, al respecto: “Apostaría que alguno de los ministros que ahora parecen indignados debe tener en alguno de los cajones de su escritorio varias de esas fotos porque conozco perfectamente el carácter de algunos de ellos”.

Y es hipócrita porque hay cosas que los políticos han hecho, sobretodo en las últimas dos décadas, que realmente han ofendido el honor de la Patria. Empezando con el Congreso, donde han habido parlamentarios tránsfugas, que se pasaban de una tienda política a otra a cambio de gollerías (y hasta dinero); otros que han utilizado sus influencias para colocar familiares en puestos del Estado (y a las mismas “amantes”); y hasta violadores de menores de edad hemos tenido.

Otro ejemplo es el último audio descubierto donde se muestra un diálogo entre dos congresistas, en el que uno le señala al otro que lo más importante no es el interés del país, sino el personal. Y se lo dice de la manera más descarada. Esto es sólo la muestra de un botón de toda la putrefacción que los envuelve.

No obstante, peor que esto es la soberbia y el olvido del pasado, traducida en el ocultar de la responsabilidad del Estado en la época de la violencia política, vivida en las décadas de 1980 y 1990. Recordemos que hace poco más de un mes, fueron halladas varias fosas en la localidad de Putis, en Ayacucho, donde yacían cientos de restos de campesinos del lugar. Incluso se halló cuerpos de madres sosteniendo a sus hijos, que quizás no pasaban los dos años de edad.

Todo esto bajo responsabilidad comprobada del Ejército peruano, que asesinó injustificadamente a estos inocentes, en el marco de la mal llamada “lucha contra la subversión”, que al final devino en un genocidio, tanto de parte del Estado como de Sendero Luminoso.

Flores - Aráoz ha decidido demandar a la bailarina, pero también ha resuelto no entregar documentos sobre los sucesos de Putis, acaecidos hace 24 años. Esto sí mancha al Estado de sangre. Esto sí ofende la memoria y la razón de millones de peruanos marcados por un conflicto armado que hasta el día de hoy, ha dejado muchas secuelas y heridas. Los ciudadanos pagamos nuestros impuestos al Estado, para que éste gobierne con justicia y rectitud, para que reconcilie a sus ciudadanos; y no para que aproveche sucesos como los de una bailarina que oculta su desnudez en una bandera peruana, y fabrique “cortinas de humo”.

Lo otro, no merece ninguna sanción más que la moral. Esto, claro está, para quienes lo consideren así. De mi parte, que quede allí.

PD: A todos los peruanos, felices fiestas patrias. Feliz 28.

domingo, 20 de julio de 2008

Alan García y el fantasma de la inflación

Está demás decir que cuando los peruanos escuchamos la palabra “inflación”, inmediatamente lo relacionamos al presidente Alan García. Y es que en su primera gestión gubernamental fue lo que más se notó, debido a un manejo desequilibrado de la economía nacional (no necesariamente por lo estatista), tanto que llegó a ser una verdadera “hiper-inflación”. Todo esto gracias a la utilización excesiva de la “maquinita” para fabricar un dinero que era una ilusión en las manos de los trabajadores y de las amas de casa.

Esto lo ha entendido muy bien el presidente. Por ello, desde el comienzo de su segundo régimen comenzó a tomar precauciones al respecto. Desde el vamos, evitó repetir la fórmula de su primer gobierno, con lo cual la inflación mantuvo los mismos estándares de esta década: menos de uno o uno por ciento anual. Sin embargo, al final de 2007, la inflación pasó al 4 % anual, lo cual, pese a no acercarse para nada a aquellos 3 o 4 dígitos del 85 al 90, causó alarma entre un buen sector de la población, el cual sin ser entendido en la materia culparon a García, más por sus antecedentes que por sus yerros actuales.

Aquí hay que ser justos: en primer lugar, el aumento de la inflación que tenemos en el Perú, también se está dando en Argentina y Ecuador, países que están aplicando un modelo económico muy distinto al nuestro. También se da en España, que está bajo las reglas del mercado (aunque claramente más desarrollado que el Perú). Entonces, la inflación es un fenómeno internacional, tal como lo dice García.

Pero lo mismo ocurría en la década de 1980, pues casi todos los países de América Latina sufrían de inflaciones altísimas; está claro que Perú tuvo la más alta.. La diferencia está en que esa época, América Latina tenía problemas de escasez, y corría poco dinero. Fue allí donde varios estados comenzaron a privatizar sus servicios. Perú siguió fiel a una heterodoxia económica izquierdista, que lo llevó al colapso económico.

Ahora, la razón es más globalizada: La presencia (abusiva) de las tropas norteamericanas en Irak ha causado el aumento desmedido del precio del petróleo, lo cual genera el incremento de precios de los productos de primera necesidad. Además de esto, la administración Bush ha invertido buena cantidad del presupuesto de los Estados Unidos, motivo por el que se encuentra en crisis económica. Y es obvio que la economía del país del Norte influye en economías como las nuestras, que por años han sido dependientes de que lo que haga la nación de bandera con estrellitas y rayitas.

Si bien es cierto las cifras no son enormes como en los ’80 (ni llegarán a ser como antaño, según especialistas), lo cierto es que la inflación golpea siempre a los más pobres, a los de escasos recursos. Ahora tienen que ajustarse más que antes. Y sin aumento de sueldos, la cosa va para peor.

Esta vez, la responsabilidad de Alan García radica en que sencillamente, no está haciendo nada. Esto se demuestra cuando el presidente recomienda a las amas de casa que no consuman el producto X porque está subiendo, mejor consuman el producto Y porque no sube. Eso se llama inacción. Además, está respondiendo a la lógica cruel del mercado: que el Estado no haga nada, porque el mercado lo resolverá. Más bien el Estado es el que tiene que intervenir, doctor García; pero sin fórmulas que, usted sabe, nos llevaron al fracaso.

jueves, 17 de julio de 2008

El maracanazo y los días post-paro

Los traumas son esos demonios que uno tiene en su interior, ante los cuales es muy difícil luchar, a menos que uno ponga un gran esfuerzo de su parte. Muchas veces, nos impiden avanzar hacia cosas que nos hemos propuesto hacer. Simplemente, nos inmovilizan. Otro mecanismo de defensa es no volver a usar la misma estrategia, o pasar por el mismo camino, para evitar que vuelva a ocurrir.

Sin duda alguna, un trauma para todo brasilero aficionado al fútbol es cuando su selección se enfrenta a la de Uruguay. Ver esa camiseta celeste frente a su “verde-amarelha” a veces da espanto. Pero otras veces es signo de respeto.
Este trauma se originó el 16 de julio de 1950, hace 58 años y un día, cuando la celeste se impuso a Brasil por dos a uno, como visitante en el Maracaná, y ganó una Copa del Mundo que el gigante sudamericano ya creía suya. Con goleada incluida sobre la celeste.

A Brasil sólo le bastaba empatar para ganar la Copa. Goleadas aplastantes ante Suecia (7-1) y España (6-1), le daban ventaja sobre Uruguay, que apenas empató con los hispánicos (2-2) y sufrió para derrotar a los escandinavos (3-2). Sin embargo, en la cultura futbolística brasilera, está bien presente que al rival no hay que derrotarlo simplemente, sino que hay que GOLEARLO.

Por ello, los “canarinhos” salieron al campo del Maracaná con todo, previa fiesta anticipada, con fuegos artificiales y todo ello. Pero Uruguay ya conocía a su rival, y simplemente aguantó el cero todo el primer tiempo, para que, después de encajar el primer gol, hacerles dos a los brasileros, y llevarse un título que locales no esperaban les fuera arrebatado en su propia cancha.

Desde allí, los partidos que Brasil disputaba ante Uruguay no serían iguales. Incluso, se vengaría en México 1970, cuando esa orquesta comandada por Pelé le volteó el partido a los “charrúas” por tres a uno. Pero, cada vez que se miden, siempre hay un temor y respeto de los brasileros a esa camiseta celeste, ahora alicaída, pero siempre gloriosa.
Quizás sea brusco el cambio de tema, pero algo parecido le sucede a nuestro presidente, el doctor Alan García. Es obvio que se quedó traumado con los resultados de su primera gestión, en la que implementó medidas estatistas. Ahora está haciendo todo al revés: incluso quiere privatizar la selva. Tiene miedo a que se venga otro desastre económico como en su gobierno de 1985 a 1990.
Pero con el crecimiento económico actual, es imprescindible que el Estado se haga más presente. No necesariamente estatizando, pero sí interviniendo ante los claros abusos del capital privado hacia el pueblo. Es por eso que, pese a que no fue una mayoría, mucha gente paró el pasado 9 de julio, para hacerle sentir al gobierno que el camino económico que está siguiendo está generando más exclusión y pobreza entre los peruanos. Si bien es cierto no fue apoyado masivamente, el paro ha generado un apoyo en sectores importantes de la población.
Por eso, es necesario un giro en esta materia. Pero Alan no se atreve, traumado porque es más fuerte su miedo a que la derecha se le venga encima, o que se venga otra crisis económica; que la necesidad de cambio que pide el país.

miércoles, 9 de julio de 2008

Gracias amigos de la Universidad de Lima

En mi blog no acostumbro escribir sobre cuestiones personales. Es más, creo que hacerlo puede lindar con el egocentrismo o la vanagloria. En principio, este espacio está dedicado a intentar analizar y emitir opinión acerca de nuestra realidad nacional, sin descuidar la de América Latina y del mundo.

Pero en esta vez haré una excepción, porque se trata de expresar un gesto de gratitud.

Hace un par de semanas, recibí un correo de unos estudiantes de Ciencias de la Comunicación (colegas míos) de la Universidad de Lima, en la que me invitaban para ser espectador de unos cortos realizados en nuestro país. La invitación me sorprendió, puesto que en primer lugar, no soy un personaje conocido (un NN absoluto). Tampoco soy un experto en materia de cine (aunque sí me gusta ir a ver películas, en especial las que son menos comerciales). Debo agregar que la sorpresa fue agradable para mí, y gustoso acepté la invitación.

Llegado el día, también me di cuenta que entre los invitados, estaba la saludable coincidencia de que todos éramos bloggers. En ese momento llegó a mi mente otra interrogante, referida a lo que mencioné antes. Los temas de Metiendo la pata van desde la política, deportes (y hasta farándula), pero nunca toqué el cine. Igual, se sintió bien por el hecho de que este espacio sea considerado.

Luego de presentarnos y saludarnos, nos dirigimos a La ventana indiscreta, donde observamos tres cortometrajes, de los cuales dos eran peruanos. El primero era El Chalán, ambientado en el norte peruano, en el que el personaje montado en caballo de paso defendía una hacienda de unos bandidos, con detalles de película de Cowboys y su música peruana de fondo. Fue el que me gustó más, coincidiendo con mis compañeros invitados, Hans y Andrés.

En cuanto al segundo, The Light Bulb, coincidimos que era malísimo. Trataba de un anciano que se iba a mudar junto con su hija y su nieta, no sin antes lograr el objetivo de cambiar el foco de la cocina, lo que logra con el apoyo de ésta última. El tercero también era lorcho, El Hijo. Escenificado en la amazonía peruana a principios del siglo XX, cuenta la historia de un hombre que vive traumatizado después de haber enviudado. Envía a su hijo de cacería, y quedan en que regresaría luego del almuerzo, pero no regresa nunca. Atormentado por la idea de su muerte, el padre va en su búsqueda, y en sus delirios mentales primero lo cree muerto. Más adelante, alucina que lo ha encontrado, y camina creyendo que van abrazados a casa, sin notar que su hijo yacía bañado en sangre metros atrás.

Me pidieron opinión sobre uno de los cortos, y escogí El Chalán, explicando que me gustó por su ambiente norteño, la música marinera y su aire a las Cowboyadas de Clint Eastwood. Agregué que en el Perú se pueden hacer muchas cosas en el cine, pero que falta apoyo del Estado y las empresas privadas. Luego, mis compañeros también opinaron sobre los demás cortos.

No creo que merezca ser invitado para dar opinión sobre un cortometraje, sin ser experto, y sin aún haber logrado algunos de los objetivos que me he trazado en la vida. Soy uno más de los tantos millones de limeños y chalacos que se sube a un micro o una combi, y pasa absolutamente desapercibido. Desde este espacio, este humilde servidor, que no le ha ganado a nadie, agradece profundamente a los estudiantes de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Lima, por este detalle que han tenido. Para mí será un placer apoyarles en todo que lo que requieran. Gracias totales.

martes, 17 de junio de 2008

La muerte del fútbol peruano

No tengo idea de cuándo fue exactamente, pero desde hace rato olía a podrido. Pese a que muchos lo daban por desahuciado, ese cadáver blanco con una banda roja cruzándole el pecho, seguía queriendo dar muestras de que estaba vivo, y provocar esperanzas a esa gente que lo seguía alentando, tan igual como esa multitud mencionada en la Maza de César Vallejo, que logró con sus ruegos y su esperanza resucitar a ese hombre, quien, como diría el vate trujillano, echóse a andar.

Pero este cadáver nunca pudo andar, porque ya estaba muerto. El fútbol peruano quizá habría fallecido allá por 1982, cuando logró su última clasificación a una Copa del Mundo. Lo que pasó después fueron solo espejismos o alucinaciones como las que vive quien está conectado de un respirador artificial.

Y no sólo eso. En su empeño por demostrar que seguía vivo, torneo tras torneo, eliminatoria tras eliminatoria, se fue quedando manco, cojo, y hasta ciego.

El cadáver salió a la cancha del Centenario, donde alguna vez se impusiera con buen juego y hasta con arte, para dar pena y vergüenza ante propios y extraños. Uno tras fueron llegando los goles uruguayos en la valla incaica hasta llegar a seis, para demostrar que quien se creía muy entero, estaba completamente partido. No hace falta siquiera comentar las incidencias del partido.

Esto no ha pasado porque fulano o mengano no hayan estado en la cancha, a pedido del público futbolero. Ni con ellos se gana. Tampoco es el entrenador. Su error no ha sido el planteamiento en la cancha; sino el haber aceptado el cargo, rodeado de estos dirigentes, y estar muy, pero muy verde para asumirlo. Tampoco es botar a los dirigentes (algo en lo que estoy absolutamente de acuerdo). Porque los que entren, se pudrirán en la misma m... en la que estuvieron (y crearon) los anteriores.

El tema es volver a fundar al fútbol peruano. No hay que resucitar esto, pues este seis a cero que nos ha propinado Uruguay me deja la misma sensación que cuando se descubrió el video Kouri – Montesinos: que todo está putrefacto.

Por ello, los principales clubes deben rebelarse y salirse de la Federación, y fundar una nueva. Sobretodo, aquellos con clara oposición al delfinoburguismo que está enquistado en el poder del deporte rey en el país ya casi dos décadas. ¿Acaso resistirán torneos sin Universitario, Alianza, Cristal, Boys, o la San Martín?

La pelota está en la cancha de la oposición. Ellos deben dar ese paso para que el fútbol en nuestro país progrese. Y con medidas radicales: los clubes deben ser sociedades anónimas, y no contratar extranjeros por diez años, porque los que vienen aquí no aportan, y no dejan desarrollar a los jóvenes valores, que no tienen oportunidades. Son sólo algunas sugerencias, porque de hecho hay que tomar otras decisiones.

El tema de la FIFA lo vemos después. Primero hay que limpiar la casa para llegar a un mundial. Y no al de Sudáfrica precisamente. Pensemos en el futuro, forjemos una nueva sangre en el balompié nacional.

Olvidémonos del mundial. Con un muerto no se puede llegar, porque este cadáver, no es que siga muriendo, como dice Vallejo en su Maza, si no que ya murió, y no resucitará.

sábado, 7 de junio de 2008

Cuidado con la privatización de la educación

Otra vez está en la agenda política la amenaza que viene rondando a la educación pública desde hace varios años: su privatización.

Por cuestiones de coyuntura (y un poco de flojera también, lo admito), me permito publicar, en esta oportunidad, un artículo que escribí hace casi año y medio sobre el asunto:

"La congresista Martha Hildebrandt ha propuesto que aquellos estudiantes de universidades públicas, provenientes de colegios particulares, puedan pagar sus estudios como se hace en las universidades privadas, a diferencia de los demás. Sostiene que con esta medida, centros de estudios como San Marcos, la Agraria de La Molina y la de Ingeniería, tendrán más presupuesto para realizar investigaciones, y mejorar la calidad educativa."

"El proyecto de ley, presentado por la reconocida lingüista, también indica que podrán ser exonerados de este pago aquellos que puedan demostrar que ya no cuentan con la misma situación económica de la época en que eran estudiantes escolares."

"Pese a esta indicación, esta propuesta aún tiene algunas incongruencias. Al hacer que todos los estudiantes de los colegios particulares estén obligados a pagar sus estudios, se les niega la gratuidad de la enseñanza garantizada en la Constitución. Hay que tener en cuenta que no todos los colegios particulares están en la misma situación. No es lo mismo el Alfredo Rebaza Acosta, de San Martín de Porres, que el Colegio Markham de San Isidro. Pese a que ambos centros educativos son privados, y que en ambos se paga, es notorio que el Markham es muchísimo más costoso que el Rebaza Acosta."

"Por esta razón, incluir a todos los estudiantes de colegios particulares para que paguen sus estudios universitarios “en el mismo saco”, no sería justo. Los del Markham, mayormente acuden a universidades como las de Lima, o del Pacífico, cuya escala más baja de pagos no baja de los mil doscientos soles mensuales. En cambio, los de otros colegios particulares de distritos de clase media o populosos, en algunos casos llegan a la Universidad Católica, y la mayoría va a las universidades públicas como San Marcos o Villarreal."

"Se calcula que aproximadamente el 30 por ciento de los estudiantes de los centros universitarios públicos son provenientes de colegios privados. Pero habría que ver de qué escuelas provenían, y cuánto pagaban."

"La solución no es hacer pagar más a los que provienen de colegios particulares. La solución es que el Estado rompa con la tradición e incremente su presupuesto en el sector educación, el cual está descuidado hace muchísimos años. No solo debe concentrar sus esfuerzos en evaluar a los docentes de los centros educativos públicos, lo cual es un primer paso. Debe preocuparse en invertir en las universidades estatales, para que se realicen verdaderos trabajos de investigación, y salgan excelentes profesionales, mejores de los que salen ahora al mercado laboral. Otros países priorizan en su presupuesto la educación, y el Perú no debe ser la excepción."

(De mi antiguo blog: http://metiendo-la-pata.blogspot.com/2007/01/la-educacin-primero-manteniendo-la.html)

A esto agrego que hay un principio fundamental establecido en la Constitución que tanto alaba la doctora Hildebrandt y el coro fujimorista: la educación gratuita. Quien se la ganó en una universidad nacional, nadie se la debe quitar. Es también un tema de justicia.

Otra cuestión que omití es que muchos de los padres que colocan a sus hijos en colegios privados hacen esfuerzos enormes para que estudien allí, ante la crisis de los colegios del Estado. Y no necesariamente tienen una buena situación económica que digamos

Y también se demuestra que los proyectos de ley pueden invernar en el Congreso, incluso más tiempo que los osos. Desde Enero de 2007, ¡cuánto tiempo ha pasado!

viernes, 23 de mayo de 2008

Ecos de las Cumbres (que no fueron nada borrascosas)

Pasados unos días de la realización de las Cumbres, hay algunas cosas que han quedado en el tintero, y que han dejado huella aún después de su finalización. No sólo en cuanto a lo acontecido en la V Cumbre de Naciones de América Latina, el Caribe y la Unión Europea (ALC-UE), sino también sobre las incidencias de la denominada Cumbre de los Pueblos:

1. La Cumbre de ALC-UE se realizó de manera impecable. La organización de este foro en nuestro suelo demostró que nuestro país, poco a poco, es capaz de organizar estos encuentros mundiales, tal como ya lo ha hecho con dos deportivos, como fue el caso de la Copa América 2004, y el Mundial Sub-17 de 2005.

2. Sin embargo, otra reflexión está en que pese haber sido capaces de organizar muy bien esta Cumbre, aún no estamos para otras cosas. Tenemos que caminar poco a poco. La propuesta del presidente Alan García de que nuestro país pueda cobijar la sede de los Juegos Olímpicos del 2016 es muy apresurada, máxime cuando nuestra capital no está a la altura de varias ciudades latinoamericanas de importancia, como Río de Janeiro o Buenos Aires. Parece que la exitosa realización de la Cumbre le subió los humos al primer mandatario del país.

3. Ojo, presidente: falta demostrar lo mismo en la Cumbre APEC, que se desarrollará en septiembre. Esperemos que para esa fecha no nos cierren las calles con tanta reja y las pistas en construcción, que ha causado tanto malestar entre la ciudadanía limeña y chalaca.

4. Alan García demostró que tiene mucha habilidad política para el frente internacional. Se mostró como un líder seguro de sus ideas, a la vez que manejó muy bien el conflicto Chávez-Correa-Uribe, evitando que hayan roces como en noviembre del año pasado, con el famoso “¿Por qué no te callas?” del rey de España al presidente venezolano. Ojalá también tuviera esa misma habilidad en el frente interno, donde solo el 30 % de los peruanos lo aprueba.

5. Otro hecho positivo fue que el Gobierno le permitió a sus opositores realizar su “Anti-Cumbre”, la cual se desarrolló en el local de la Universidad Nacional de Ingeniería. Pese a los rumores de represión y violencia, como ha sucedido en otros lugares donde se han celebrado estas cumbres, aquí no pasó nada, como diría Humberto Martínez Morosini. Esperemos que ese nivel de tolerancia se mantenga en la interna nuestra.

6. Más allá del partidito de fútbol donde el presidente boliviano Evo Morales demostró que tranquilamente puede incursionar en el profesionalismo, la Cumbre de los Pueblos no tuvo muchas novedades: ratificó su oposición a los tratados comerciales “con quien sea”, denunció el neoliberalismo, así como a 20 transnacionales europeas por contaminar el medio ambiente y no respetar los derechos laborales en América Latina.

7. Lo que es cierto es que se demostró que la izquierda en el Perú está muy lejos de tener la fuerza que tiene en otros países, cuyos representantes demostraron tener más ascendencia que los nuestros. La televisión fue muy generosa en no enfocar los rincones de la Plaza Dos de Mayo, lugar en el que celebró el mitin de cierre: solo la mitad fue ocupada, según el comentario de un amigo comunista que concurrió a esta actividad.

8. Por ello, la izquierda peruana no puede seguir siendo abanderada por gente como Javier Diez Canseco o Mario Huamán, quienes ya tuvieron su oportunidad y la desperdiciaron. Este sector político necesita un liderazgo nuevo, con un discurso nuevo, acorde al Siglo XXI.

viernes, 16 de mayo de 2008

Jaimito ama a su mami, Tula va a ser mami

El conductor peruano de televisión más famoso en Iberoamérica entrevistó a su progenitora en su programa dominical, con ocasión de celebrarse el día de la Madre. La intención de Jaime Bayly era hacer un homenaje a su mamá por ser un día tan especial. Y no vio una mejor forma de hacerlo, que entrevistándola durante todo su programa de los domingos por la noche.

La conversación entre Jaimito y su mamá, doña Doris Letts Colmenares, transcurrió desde la infancia del ahora escritor, en la cual lo cambiaron al Colegio Markham; sus vacaciones en la casa de campo que tenían en Chaclacayo, las herencias de sus abuelos y sus tíos, dueños de haciendas o ingenieros de minas, a veces cayendo en detalles que, para la mayoría de los televidentes, son cosas irreales, puesto que muchos de estos viven en otras condiciones económicas, muy inferiores a las que, privilegiadamente, tuvo (y tiene) la familia Bayly Letts.

Irreales porque el peruano de a pie está pensando en ver cómo recursearse para afrontar el día, para sobrevivir, para darle de comer a sus hijos, para estudiar, etc. Y con gran esfuerzo lo logra. Y el mejor ejemplo de una madre no creo que sea la crianza en medio de la opulencia y la riqueza. Esto sin dejar de reconocer el esfuerzo que hizo doña Doris para criar a sus diez hijos, en especial a Jaimito. La intención estuvo buena; incluso creo que si la entrevista hubiera durado una media hora bastaba. Pero extender la conversa por las dos horas que duró el programa fue exagerado.

Me permito algunas sugerencias Jaime, que yo sé que aceptarás porque eres de los buenos: la próxima puedes entrevistar a una señora común, que sea una madre trabajadora, y que haya salido adelante con su familia y sus hijos. Eso hubiera sido un golazo.

Y otra cosa más, mi estimado Jaimito. Siendo el domingo el Día de la Madre, hubiera sido bacán que trates el ingreso al club de las madres de Tula Rodríguez, la que imita en todo a Gisela Valcárcel. Porque también fue vedette primero, después llegó a ser conductora de televisión (aunque sin el éxito que la rubia tuviera en el mediodía). También la remeda en la forma de hablar que la hace antipatiquísima; y hasta en la histeria que mostró ante la prensa cuando fueron a abordarla por el caso.

Tula anunció en su programa “Escuadrón” que sería mamá. Esto un día después de que se confirmara que salía con el aún esposo de Gisela, el gerente Javier Carmona (hasta al esposo le quitaste).

Y lo anunció como si hacer padre a alguien que todavía está casado, en proceso de divorcio, fuera algo grandioso, espectacular, digno de ser imitado; sin darse cuenta que cayó en el juego de un gran pendejo que cambia de mujer como de camiseta. Y como si ser la “otra” fuera lo más bacán.

Por si acaso, el bebe que está en camino no tiene nada que ver, porque los niños nunca tienen la culpa de lo que hacen sus padres. El asunto está en que no hubo respeto para el proceso de duelo en un divorcio. El cual tú, Jaimito, con todas tus excentricidades, respetaste cuando te separaste de tu mujer.

¿Por qué temas faranduleros en esta columna? Porque la idea es darnos cuenta de lo que la televisión peruana nos muestra: historias sacadas del contexto y malos ejemplos de maltrato hacia la mujer.

viernes, 25 de abril de 2008

Otra vez las ONG le vuelven a dar de comer a la derecha

El principal suceso que ha movido la arena política en nuestro país ha sido el rechazo del Congreso de la República a la postura asumida por el Parlamento Europeo, que decidió no considerar al Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) en su lista de organizaciones consideradas terroristas.

Con el voto unánime de 82 congresistas (¿no eran 120?), el Pleno acordó presentar una moción de protesta por este hecho. Más allá de la coincidencia total entre los parlamentarios, algunos culparon al gobierno por no haber estado detrás del proceso que se seguía en la Unión Europea. Pero otros enfilaron sus baterías contra las Organizaciones No Gubernamentales (ONG), sobretodo con las que trabajan temas de defensa de los derechos humanos.

Las razones de estos últimos tienen asidero: la Asociación Pro Derechos Humanos (Aprodeh) envió una carta al Parlamento Europeo para que no considere al MRTA como terrorista, en virtud a que hace más de ocho años no ha desarrollado actividades, y que eso podría ser utilizado por el gobierno actual para una “cacería de brujas” contra opositores y acusarlos de terrorismo.

Más allá de que su posición pueda tener algún sustento (sobretodo lo último, lo de la persecución), lo cierto es que esta parte de la historia deja muy mal parado a Aprodeh. Porque ante la memoria de los peruanos, el MRTA fue efectivamente un grupo terrorista, que sembró precisamente el terror con muchos de sus actos, como los secuestros y las bombas.

Pero no solo Aprodeh queda mal parado. Esto también arrastra a la misma situación a otras ONG que trabajan estos temas (llámese IDL, etc.), las cuales han sido marcadas por la derecha cavernaria (expresada en un sector de las Fuerzas Armadas, los grupos de poder económico, la prensa de la derecha y los mismos fujimoristas) como defensores de terroristas, imagen que ha quedado bien sellada en buena parte de la ciudadanía que aún cree que el terrorismo debe ser aplastado con sangre y fuego, no importando los costos humanos.

Pero este no es el único “autogol”. Cuando en Lima se acompañaron las protestas contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ninguna de la ONG defensoras de los derechos humanos levantó el dedo. Y esta omisión les costó otra vez una lluvia de críticas de sus opositores, quienes insinuaron esa misma idea de siempre: son defensores de terroristas. Y los clásicos calificativos de “rojos” y “caviares” que nunca faltan.

Es reconocido el trabajo de todas estas instituciones en la defensa de los derechos fundamentales. No solo en el tema de la violencia política, sino en otras cuestiones como la equidad de género, el racismo, etc. Pero ese mismo trabajo debe tener el respaldo de una buena imagen ante la sociedad, vale decir, tener un poco de “olfato político”.

Y además también deben intervenir cuando se vulneran los derechos humanos de otros actores de la sociedad, como policías y militares. A veces parece que entendieran el conflicto armado ocurrido en la década de los ’80 y ’90 en nuestro país, como lo que ocurrió en Argentina y Chile, en las épocas en que fueron gobernados por dictaduras. El caso del Perú fue diferente, pues se levantaron grupos armados para declararle la guerra al Estado; y a la vez el Estado reaccionó violentamente para reprimir a Sendero Luminoso y al MRTA. Los excesos de ambos actores deben ser juzgados y sancionados (ojo, de ambos) y no solo fijarse en una parte.

Esto último no va solo para las ONG de derechos humanos, que aparentemente se fijan únicamente en lo hecho por el Estado; sino también para toda esa prensa que defiende a las Fuerzas Armadas a ultranza, como si sus integrantes hubieran sido bebes de pecho en esa época, la del Grupo Colina y Martín Rivas.

sábado, 19 de abril de 2008

Al santo le dieron duro: algunas reflexiones

El equipo más simpático del fútbol peruano fue aplastado por River Plate de Argentina, en el último partido de la segunda fase de la Copa Libertadores. Digo el más simpático, porque pese a no tener hinchas, muchos aficionados al fútbol gustaban del buen toque de la Universidad San Martín, ese mismo equipo que hace más de dos meses, derrotara claramente al cuadro millonario de Buenos Aires.

Ni el más pesimista lo hubiera pensado. Es que aquí tenemos la mala costumbre de aferrarnos a lo imposible, la masoquista conducta de tomarnos a pecho la frase “matemáticamente tenemos posibilidades”.

La realidad era que San Martín se enfrentaría a River en el estadio Monumental de Núñez. Si bien es cierto estaba en desventaja a solo tres puntos, era una desventaja también, al fin y al cabo. Quienes pensaron que el conjunto blanco (que utilizó el negro esa noche, acaso para adelantar el luto) podía dar la sorpresa, se equivocaron de cabo a rabo

Porque el cinco a cero que propinó el cuadro de la banda sangre (con un uniforme muy parecido al de la selección peruana, ojalá así fuera nuestro juego) a la San Martín fue un resultado justo por donde se le mire. Con jugadores mucho más experimentados, y con bastante oficio de sobra, River se paseó con su rival, que pasó en esporádicas ocasiones la mitad de la cancha, y casi nunca pudo armar una buena jugada de peligro.

Cómo habrá sido de aplastante la superioridad de River, que una de las figuras del partido, a pesar de los cinco goles que encajó, fue el golero santo Leao Butrón. Tranquilamente el marcador pudo terminar doce a cero o catorce a cero, de no haber sido por sus atajadas. Y digo “a cero”, porque San Martín sólo vino a resistir.

Pese a lo contundente del resultado, la diferencia entre River Plate y la Universidad San Martín no pasa por la cantidad de goles marcados. Está en la actitud mostrada por ambos cuadros cuando fueron locales. En Lima, San Martín fue muy perdonavidas con River, y sus delanteros fallaron clamorosas ocasiones de gol. Incluso cuando tenían la posibilidad de generar ataques, preferían utilizar el “camotito”, la “huachita”, entre otros lujos que nos gustan a todos.

En cambio, River salió decidido al campo de juego, a marcar todos los goles que fuera posible. Y a demostrar, no sólo con el buen toque que también tienen, que son superiores. Esa superioridad fue demostrada con goles. Ahí radica la diferencia.

Obviamente, también está la larga experiencia copera de los millonarios. Para San Martín fue el debut, el cual pareció muy auspicioso. Incluso fue comentado por la prensa deportiva internacional. Pero lamentablemente, eso se fue diluyendo, principalmente por la inexperiencia en la Copa Libertadores. Pero haber derrotado a América de México y al mismo River Plate en su debut copero, es algo elogiable.

PD: No digo que Mario Leguizamón sea un Maradona, pero era lo mejorcito que tenía la San Martín. Hizo falta en el último partido. El castigo que le impusieron fue exagerado, aunque sí muy condenable lo que le dijo a Silvia Reyes. Si hablamos de equidad de género, que también se rescinda el contrato a todos los futbolistas que les dicen “zamba canuta” a los árbitros varones.

martes, 15 de abril de 2008

Gracias por responder, doctora Rosa María Palacios

Estimada doctora Rosa María Palacios:

Le agradezco por responder a mi artículo. No sabía que estuviera tan atenta al mundo de los “blog”. Le felicito por eso, muchos no nos dan bola por ser simples “bloggers”, que quizás no escribimos como los profesionales de los diarios.

Desconocía que mi carta hubiera sido remitida a su programa de TV, y más aún que usted la hubiera respondido. Lamentablemente, no todos los días puedo verla, a veces llego tarde del trabajo. Puede ser esa la razón por la que yo no haya sabido que usted emitió su respuesta. De otro lado, esperaba su respuesta en el periódico, porque Perú 21 me lo leo todos los días, de “pe a pa”. Pero igual, le agradezco por responder.

Efectivamente, la información que usted presentó se refería al asunto del ministro Chang, de lo cual no dudo. Chang exige cosas que él mismo no alcanzó. Y eso es cierto. En ese punto, estoy completamente de acuerdo con usted.

Pero ese no es el motivo de la carta, doctora Palacios. Mas bien, el tema de fondo es la forma en que usted se refiere a la UNFV, lo cual no solo vio este ojo, sino muchos otros, quienes pese a que ni siquiera son de la universidad en cuestión, me hicieron el comentario al respecto. O sea, no solo fue mi percepción (en la cual usted nada tiene que ver), sino de mucha gente que cree que esto no es casualidad. De otro lado, las constantes críticas que recibe en las blogs, tampoco son una casualidad. Y mucha gente no aprueba el estilo "cachaciento" que utiliza para sus entrevistas. Pero en fin, ese es su estilo.

Entonces, hay que tener cuidado al momento de emitir opiniones, así como la manera en que usted las hace; como comunicadora, que es la faceta en la que se desempeña en estos momentos, debería tener esto bien en claro. Y no se trata de caer bien a todos, doctora. Se trata de que usted oriente e informe al público de manera objetiva y sana.

Por último, creo que no hace menos a una persona pedir disculpas; al contrario, la hace más grande y más humana. Quizás no concuerde conmigo, o quizás no haya sido su intención, puede ser. No la conozco de manera personal; sin embargo, lo mínimo era un “si consideran que hice esto, pido me disculpen”. Y punto. Pero parece que no lo hará. Respeto su decisión. Punto final.

Muy atentamente,

Víctor Liza Jaramillo

PD: Le felicito por su columna del sábado 5 de abril, “¿Negocios son negocios?”. Parece que el presidente García quiere aplicar el modelo chino en el Perú al pie de la letra. Y eso es peligroso: el pensamiento único en política, como en economía también.

domingo, 13 de abril de 2008

La carta que no publicó Perú 21: Rosa María Palacios y la UNFV

El pasado 11 de marzo, envié una misiva vía correo electrónico a la sección “Cartas y +”, del diario Perú 21, espacio abierto para que el público emita opiniones sobre temas de coyuntura. Textualmente dice:

Estimado señor director:

Le expreso mi saludo y felicitación por la labor periodística objetiva que desarrolla usted y su equipo al frente del diario Perú 21, el cual leo todos los días.

Escribo para manifestar la sorpresa que ha causado entre quienes estudiamos en la Universidad Nacional Federico Villarreal, la manera en la que una de sus columnistas, Rosa María Palacios, se refirió a nuestra alma mater, durante su programa de televisión hace dos semanas. Esto ocurrió cuando se tocó el tema del rendimiento académico del ministro José Antonio Chang, de quien se descubrió que pertenecía al tercio inferior de la Universidad Católica (PUCP); y a la vez que era del tercio superior de la UNFV. La doctora Palacios, luego de mencionar esto, dijo que "el tercio inferior de la Católica es igual al tercio superior de la Villarreal", frase que repitió dos veces, y con un evidente sesgo que nos pareció despectivo.

Considero que por más que las universidades nacionales tengamos nuestros problemas, por causa de un Estado que no se preocupa por la Educación ni promueve la investigación, no hay derecho a mirarnos por encima del hombro. Aún con todas las limitaciones que tienen, de las universidades nacionales (llámese San Marcos, UNFV, UNI, etc.) aparecen muy buenos profesionales, estén o no dentro del tercio estudiantil, tan iguales o mejores que quienes surgen de las universidades privadas. Por eso, haría bien la doctora Palacios en dar las disculpas del caso a los que provenimos de una casa de estudios como la UNFV.

Saludos cordiales.

Esa semana pasó, y la carta en cuestión no fue publicada. Siendo periodista, conozco la dinámica de los diarios para este tipo de cuestiones, y pensé que quizás habría un cúmulo de opiniones que por cuestiones de coyuntura política, consideraron publicar antes que la misiva que envié. Sin embargo, ha pasado más de un mes y la carta NUNCA se publicó. Interpretó que quizás, no les pareció importante; otra idea que pasó por mi mente fue que no había que exponer a la Dra. Palacios, teoría que no es muy descabellada.

Confieso que la carta fue enviada con “copia oculta”; vale decir, con correos en secreto. Estos se fueron divulgando entre los villarrealinos y otros amigos y amigas. Naturalmente, hubieron algunas reacciones como esta:

... En primer lugar mi saludo a Víctor por su pronunciamiento en torno a las expresiones tendenciosas de la Sra. Rosa María Palacios en la que aprovechando un episodio de nuestra política induce "habilidosamente" a la conclusión siguiente: los profesionales de la Católica que se ubican en el tercio inferior son equivalentes a los del tercio superior de la Federico Villarreal.

Es conocida la filiación de la periodista, también son obvias sus fobias institucionales, así como también es evidente su perfil reaccionario; y, no es de extrañar, por lo tanto, que haya querido "matar dos pájaros de un tiro" y mostrarse "ingeniosa" ante los antiguos industriosos de los "desechos urbanos" que pagan su salario, no solo cuestionando al Ministro de Educación, que sabrá defenderse, sino a la Universidad Nacional Federico Villarreal.

No hay duda que la formación académica de la Sra. Rosa María Palacios ha sido, éticamente, deficiente, y la prueba es que sobre la base de un supuesto caso –a uno solo- llega a una generalización ofensiva, prejuiciosa y distorsionante de la verdad que Víctor con todo derecho le reclama … y muy bien reclamado … esta forma de "razonar" de la Sra. Palacios no podemos atribuirla a una deformación profesional que se origina en la Universidad donde ella estudio … lo que si podemos decir es que éticamente ese razonamiento esta descalificado, que moralmente no responde a un rigor profesional de un periodista que respete la verdad y la informe. Lo que hace la Sra. Palacios, es descalificarse así misma –en este caso- y no por ello voy atribuirle a la Católica los vicios tendenciosos que la "adornan", y, que con toda seguridad la ubican en el tercio inferior de un periodismo honesto, orientador y comprometido con la verdad.

Fraternalmente

Daniel Bautista A.


Otro comentario fue en cuanto a una petición a las autoridades de la UNFV de una reacción al respecto:

Y, sin embargo, la UNFV debería elaborar un pronunciamiento publico. No escapa al ojo agudo el subtexto racista / clasista de las declaraciones de esta mujer. Su intención era menospreciar al Dr. Chang, un hombre a quien ella probablemente cholearía si no fuera porque él es ministro. Y un hombre que tiene un récord profesional mucho más impresionante que el de ella, quien como buena egresada de La Católica, se beneficia de todos los "contactos y amigazos" que hizo en sus años de estudiante para estar donde esta...

Ocelle

También estuvo presente el tema de la poca identidad de la mayoría de estudiantes de la UNFV con su propia universidad, en una reacción expresada a un profesor, que me llegó con copia a mi correo:

... repítelo en tus clases jajaja, a ver si formas a tanto chico que se siente menos por estudiar en la “Villa” y no en una universidad particular y tienen "podridos" a sus padres con el traslado.

Elva Luisa

Por último, está el tema de que quienes tienen el control de los medios de comunicación, no son comunicadores; y el del tercio superior, que no define de ninguna manera que quienes se ubiquen en esa posición sean los más competentes:

Estimado Víctor, he leído con satisfacción tu nota aclaratoria al diario Peru21, coincido contigo en que no siempre quienes forman parte del tercio superior son los mejores profesionales o quienes contribuyen al desarrollo de su comunidad o del país. Conocemos que de nuestra UNFV han egresado profesionales brillantes así como verdaderos maestros.

Ten siempre presente que el "desliz" cometido por la persona que suscita esta aclaración, forma parte del sinnúmero de "deslices" cometidos por la mayoría de conductores de programas periodísticos cuya formación no es la de un verdadero profesional de la comunicación.

Con afecto

Antonieta.

Quiero aclarar que no tengo nada contra la PUCP. Me parece una de las mejores universidades del país, y tengo muchos conocidos con quienes tengo una excelente relación de amistad, y la certeza de que son muy competentes en sus profesiones. Hay que separar la paja del trigo. En la viña del Señor hay de todo.

viernes, 11 de abril de 2008

Flamengo ganó la guerra psicológica

Desde que se realizó el sorteo de los grupos para la presente Copa Libertadores, los dirigentes del Flamengo del Brasil sabían que un probable rival de su grupo sería Cienciano del Cuzco. Esto se confirmó cuando el cuadro imperial eliminó a su similar uruguayo del Wanderers, al vencerlo 1-0 en las alturas del Cuzco, y empatar a cero en Montevideo.

Flamengo conocía que Cienciano era el cuadro a vencer. Porque con Bolognesi (el otro integrante del grupo, también peruano) no tendría muchos problemas, mientras que con Nacional de Uruguay ya se conocía cuál sería el menú: los charrúas los vencerían en el Centenario, y luego el ‘Fla’ se vengaría en el Maracaná. Y así sucedió. Entonces, había que robar algo en la capital del Tahuantinsuyo.

Tras esta interesante lectura del panorama deportivo, su presidente, Marcio Braga, emprendió una campaña en contra de la altura, y se inclinó por vetar los estadios a más de 2 mil 500 metros. Puso los argumentos clásicos: que la altura ocasiona daños en la salud, que los jugadores regresan mareados, que por aquí, que por allá. Desde febrero pasado le puso condimento al duelo con los rojos del Cuzco. Incluso amenazaron con no presentarse al partido. Pero obviamente no lo iban a hacer.

Los del Cuzco respondieron a estos dimes y diretes, comenzando desde su inefable ¿presidente o dueño? Juvenal Silva, y el mismo director técnico Franco Navarro, respondieron a lo manifestado por Braga, e incluso amenazaron con demandarlo. Este ambiente generó un exceso de confianza entre los jugadores desde antes del partido, pues se convencieron de que los brasileros tenían miedo de jugar en las alturas del Ombligo del Mundo. Y que en la primera de cambio los pasarían por encima.

Ese era, en efecto, el objetivo de Flamengo. Hacer crecer el exceso de confianza de los cuzqueños quienes, tanto en el campeonato local como en la Libertadores, no habían cedido un solo punto en el Garcilaso de la Vega. Y justo el clíamx de la autosuficiencia llegaría en este trascendental partido, ante un rival que había entrado a la cancha “temeroso” de entrada.

Sin embargo, Flamengo no fue nada temeroso. Mientras que Cienciano salió al verde con la certeza de que golearía a los brasileritos asustados por la altura (¡Qué ironía! En fútbol, ¡Brasil es Brasil, hombre!), el “Mengao” fue con todo al terreno de juego. Y tuvo un buen primer tiempo, con varias llegadas al pórtico de “Chiquito” Flores. Los cariocas no tuvieron miedo a la altura para nada, mucho menos al rival. Incluso dominó las acciones en el primer tiempo.

Esto hizo recordar a los hinchas el desempeño que tuviera el River Plate argentino en la final de la Copa Sudamericana, en aquella recordada final en que Cienciano lo derrotó y logró una hazaña histórica, la de ganar este trofeo. El equipo de la banda sangre se dio con todo en el primer tiempo, y en el segundo tiempo terminaron cansados. Por eso, todos creyeron que se podría repetir la historia.

Lamentablemente, los rojos ya no eran los mismos del 2003. El tiempo complementario fue momento en el que se notaron todas sus deficiencias, las cuales los rojinegros aprovecharon para clavar tres puñales en forma de gol, en el corazón de los incaicos.

Se acabó el partido y se acabó también el teatro de los brasileros, quienes además de lograr su clasificación anticipada a los Octavos de Final de la Copa Libertadores (así se llama, olvídense de Santander), fingieron ser las ovejas más medrosas, y al final se convirtieron en los lobos más rapaces que punzaron sus dientes afilados en las carnes de un Rojo ahora herido de muerte, que intentará no perecer, sino salir victorioso en el Centenario de aquí a unos cuantos días.

martes, 8 de abril de 2008

Perú obtiene grado de inversión, ¿y qué?

El Perú obtuvo la semana pasada la calificación del grado de inversión, de parte de la agencia financiera Fitch Ratings. Esto quiere decir que nuestro país ha demostrado tener una solvencia al 100 % para cumplir con sus compromisos financieros, y que los inversionistas extranjeros pueden poner sus capitales en el país con confianza.

Esta noticia ha sido celebrada por el ministro de Economía, Luis Carranza, quien ha manifestado que ahora aumentarán las inversiones en el Perú, lo cual generará, según Carranza, la situación del empleo. A este coro se han sumado el empresariado nacional y el mismo gobierno en conjunto. Ahora dicen que dos financieras más nos den ese aval, para estar en los mismos estándares de Chile y México, únicos países que han sido aprobados con este grado (¿?).

Esto no debe sorprender, pues deja en claro que esta es una consecuencia de las políticas de orden fiscal en la macroeconomía, las cuales se han mantenido, sea en gobiernos autoritarios o democráticos, desde 1990.

Sin embargo, nadie dice que estas políticas son las que han causado más exclusión y miseria en nuestro país. Por más maquillaje que le pongan con este tema del grado de inversión, las cifras no mienten: tenemos todavía entre 40 y 50 por ciento de la población en estado de pobreza, y casi 20 por ciento en estado de indigencia.

Este es el resultado del Estado neoliberal que nos gobierna desde 1990. Y es el que no quiere ver ni el gobierno ni los empresarios, que ahora están más aliados que nunca. El grado de inversión sólo sirve a los intereses de los grandes capitales, más las grandes mayorías no reciben ni un átomo de gotas del famoso “chorreo”. Incluso muchos conciudadanos y conciudadanas desconocen qué es el famoso grado de inversión.

Mientras las services continúen haciendo y deshaciendo; el salario mínimo no aumente, los trabajadores sigan sin beneficios laborales, la industria y el capital nacionales sigan estancados, en beneficio del capital foráneo (que es necesario, pero no es el único); los que ganan más, paguen más impuestos, y las grandes mayorías sigan aisladas del desarrollo que tienen Lima y el “sólido norte”, de nada servirán estas condecoraciones honrosas. Ojalá surjan organismos parecidos, que den este tipo de premios, pero para aquellos países que van eliminando su pobreza, haciendo énfasis en los programas sociales y la justicia económica.

Un dato más: Chile y México han alcanzado grado de inversión antes que el Perú, e incluso han reducido su indigencia, como es el caso de los del sur; pero son los países de América can mayor desigualdad social, donde las diferencias entre ricos y pobres se han ensanchado más. Donde el que nació pobre, se jodió. ¿Ese es el camino que queremos para el Perú?

miércoles, 2 de abril de 2008

Ni pan, ni libertad

El presidente Alan García ha afirmado que el extinto fundador y líder aprista Haya de la Torre haría en la actualidad lo que viene haciendo este gobierno. Este comentario, en lo personal, ha causado sorpresa. Y seguramente que muchos de quienes conocen los principios ideológicos del APRA (sean militantes, simpatizantes y hasta detractores) también han tenido esta misma sensación.

En primer lugar, el primer principio del APRA (en siglas Alianza Popular Revolucionaria Americana) es la Acción contra el Imperialismo. En la época del Haya de la Torre, fundador del aprismo, estos imperialismos eran los Estados Unidos y la Unión Soviética. Luego de la caída del bloque soviético, quedó solo el país del norte de América (aunque debilitado ahora), y ahora tenemos una Unión Europea sólida (aunque poco imperialista), y la China como potencia emergente. Ante estas potencias, García solo ha demostrado sumisión y resignación. Ha callado en todos los idiomas ante los abusos de Bush en Irak, e incluso ha justificado la agresión de China ante los tibetanos. No se le pide que se enfrente de manera abierta a lo Chávez, pero sí que presente una posición firme ante este tipo de abusos de los actuales “imperialismos”.

Luego, está el de la Unidad Política de América Latina. Haya sostenía que para resistir los embates de los imperialismos, era imprescindible la unión entre los 20 países latinoamericanos, para negociar de igual a igual. Paradójicamente, García solo mantiene como aliado del Perú a Colombia, y un poco con Ecuador gracias a la empatía (mas no sintonía) con su presidente Correa. Del resto del continente, nada que ver. Encima, lanza puyazos tras bambalinas a Venezuela y Bolivia, y cuando fue a España, pidió a la Unión Europea concretar el TLC solo con Perú, dejando de lado a los hermanos de la región Andina.

Por la nacionalización de la tierra e industrias, es el tercer punto de las ideas del aprismo. Nadie pide ahora que García ahora estatice y nacionalice todo. Son otras épocas. Pero tampoco que privatice todo lo posible (y todo lo que queda), como pretende hacerlo con la famosa “Ley de la Selva”. Tampoco se nota que el actual gobierno esté impulsando la industria nacional, por el contrario, la debilita, al concentrarse solo en la llegada del capital extranjero.

Cuarto punto: La internacionalización del canal de Panamá. Es un tema ya superado: el canal ya es panameño desde 2000. Fue una bandera que Haya enarboló hasta su muerte en 1979. Pero García podría preocuparse porque no hayan bases militares norteamericanas en Paraguay, por ejemplo. No dice ni jota sobre el asunto.

Por último, está la solidaridad con las pueblos y clases oprimidas del mundo. ¿Se puede decir que García tiene solidaridad con un pueblo como el Tibet, que recibe una represión de parte de la abusiva China en pleno siglo XXI, en la que hay varios detenidos e incluso muertos? Mas bien ha justificado el abuso, porque ha manifestado que “quieren boicotear los Juegos Olímpicos”. Por cierto, el presidente del Brasil, Lula Da Silva, ya anunció que no irá a Beijing cuando se inauguren los Juegos. ¿Acaso Alan ha manifestado su solidaridad con Irak?

Resumiendo, el famoso lema del APRA, “Pan con Libertad”, ya pasó de moda. Haya decía que un pan no se podía comer sin libertad; y a la vez que de nada valía la libertad, si no había pan. Ni la justicia social, representada por el pan, ni la democracia, que equivale a la libertad, están siendo promovidas por el gobierno de García, a casi dos años de su gestión. Mas bien promueve la idea de que el mercado resuelve todo, sin que el Estado casi intervenga (y si interviene solo es para ideas populistas); y tampoco el sistema democrático, pues se ha aliado con la derecha, con la cual viene gobernando, y con la promueve persecución contra todo el que se oponga (ONG’s de derechos humanos o pro-chavistas), sea por la legal, o por sus famosos artículos de los Perros del Hortelano.

Es cierto que los tiempos cambian. Pero los principios quedan, y son adaptables al curso de las épocas. Por ello, García no puede decir que todo lo que él esta haciendo (y no el APRA) lo hubiera hecho Haya. Una cosa es adaptar los tiempos, y otra cosa es hipotecar las ideas, a cambio de voltearse a la derecha de la manera más descarada.