jueves, 13 de setiembre de 2007

Doctora Hildebrandt, ¡basta ya!


CARTA ABIERTA A LA DOCTORA MARTHA HILDEBRANDT PEREZ-TREVIÑO

Dra.
Martha Hildebrandt
Congresista de la Republica del Perú
Presente.-

Quisiera expresar mi preocupación y rechazo, ante las actitudes que usted ha tenido en el ultimo año y medio hacia dos de sus colegas, como son María Sumire e Hilaria Supa, quienes, gracias a Dios y al pueblo peruano, ahora representan en el Congreso, de manera legitima, justa y necesaria, a una comunidad tan aislada, menospreciada y olvidada, como la andina, a la cual le debemos gran parte de nuestro legado y tradición.

Cuando Sumire y Supa juramentaron, en julio del año pasado, en quechua, (idioma del cual deberíamos sentirnos orgullosos los peruanos de que aún exista), usted no les aceptó su juramento, sino que les quiso hacer hablar en español. Ahora ultimo, rechazó un proyecto de Ley que presentaron ambas en defensa de las lenguas nativas, refiriéndose a este con expresiones como esta: “no va servir para nada”, y con desprecio hacia sus colegas parlamentarias como “niñas quechuahablantes”.

Usted representa a esa clase que aun cree en aquella vieja frase del gran poeta iqueño Abraham Valdelomar, quien ironizaba a la sociedad limeña de esta forma: “El Perú es Lima, Lima es el Jirón de la Unión, el Jirón de la Unión es el Palais Concert, y el Palais Concert soy yo”. Es decir, de aquellos que creen que el Perú de hoy es el mismo de comienzos del siglo XIX, donde los andinos y amazónicos no existían, y solo eran vistos como ciudadanos los limeños descendientes de la colonia.

Esa misma clase que, al ver vista “su” Lima invadida por los habitantes de la sierra y la selva (obligados a hacer esto en vista del criminal centralismo y olvido de las provincias), primero huyeron del centro de la capital hacia otros lugares, tratando de crearse nuevos “ghettos”, como Miraflores o San Isidro, por miedo a que los invada “la choledad”. Pero igual, la expansión de lo andino era tanta, que ahora se fueron algunos kilómetros al sur, a ese lugar llamado Asia, al cual denominaron “exclusivo”, y donde muchos que tengan la piel oscura o cobriza no pueden entrar ni siquiera a sus playas. Lo mismo pasa con las discotecas y otros lugares de recreación. ¡En pleno Siglo XXI!

Usted pertenece a esa clase, doctora Hildebrandt. Esa clase que solo cree que lo occidental debe prevalecer sobre lo autóctono. Son pocos, pero, ¡qué poder manejan!

Llama la atención más, que usted, siendo una conocedora de la lingüística, y por ende de los peruanismos, muchos provenientes del quechua y el aymará, tenga una actitud de desprecio hacia sus habitantes, y a sus tradiciones culturales.

Esas épocas del “Palais Concert” y todo ello se acabaron, doctora Hildebrandt. Acepte que el Perú ya cambió, que las provincias ahora reclaman abiertamente, y sin miedos, sus derechos a expresarse de acuerdo a su cultura y su lengua. Acepte que el Perú no sólo es de los limeños de pura cepa, hijos de europeos: El Perú es también mestizo. Y también indio, negro y oriental, sea japonés o chino.

Y por favor, lo mejor que puede hacer usted es permanecer dormida en las sesiones del Pleno del Congreso, como es que lo suele hacer. Ya no intervenga mejor. Cada vez que lo hace, le aflora el desprecio y la altivez que la caracteriza. Gracias por sus aportes culturales a la nación, con sus libros y trabajos sobre lingüística y todo ello. Pero hasta allí nomás.
Basta ya, doctora Hildebrandt.

Atentamente,

Víctor Liza Jaramillo
Ciudadano peruano

4 comentarios:

Chalo dijo...

Pues yo creo que no es tan así. Si bien el quechua y el aymara son idiomas respetables, esta claro que las actitudes de las señoras Sumire y Supa no lo son tanto.

Asi como no se puede negar la existencia de minorias en el país, tampoco se puede reducir el país a las minorias. En todo caso, ese es el discurso de quienes sienten aún que la identificación del Perú como país pasa por mantener vivo un supuesto "milenario" resentimiento del habitante andino respecto al resto del país a quien califica abstractamente como "San Isidro y Miraflores".

El desarrollo de los pueblos atrasados del Perú pasa por buscar educación "moderna" y "global" y servicios básicos de calidad de vida y no por majaderías como hablar, en un foro totalmente castellano, en otro idioma. Hay que recordar que la constitución señala que los idiomas andinos son oficiales "allí donde predominen" y en el Congreso de la República definitivamente no predominan.

Tal vez menos indigenismo y mas pragmatismo sería mas apropiado en la actualidad.

Victor Liza dijo...

Creo que hay algunas cuestiones que aclarar.

No es la idea de que el Perú vuelva a ser otra vez el Imperio del Tahuantinsuyo, ni reducir al país a minorías. Tampoco es aflorar resentimientos del pasado. El tema aquí es que ha habido una referencia despectiva y arrogante de parte de una señora que cree que el país no ha cambiado.

Cuando me refiero a "Miraflores" o "San Isidro", no trato de encasillar a estos lugares: históricamente fueron los refugios de aquellos que siempre despreciaron al hombre andino. La historia lo dice.

También habría que definir también qué entendemos por "moderno" y global"; y ver que lo moderno y actual pasa por el entendimiento y comprensión entre culturas (y no el distanciamiento), y que lo global implica el derecho de todos a expresarse en su lengua. Con todo respeto, no creo que a usted lo califiquen de "majadero" (y a mí tampoco) por expresarse en español en los Estados Unidos o Europa, por ejemplo.

Tampoco se propone desde esta tribuna el indigenismo; sí proponemos que haya una integración de las culturas existentes en el país. Mucho menos el pragmatismo, escuela de los gobiernos que nos han regido (Fujimori, Toledo, Alan García, etc.)

Las señores Sumire y Supa tienen todo el derecho de expresarse en quechua, siempre y cuando traduzcan al español lo que dicen. Y tienen todo el derecho de promover leyes para que estas puedan aparecer en idiomas nativos. Por si no lo sabe, hay lugares dentro de nuestro Perú en los que no se habla español. Y la gente necesita conocer las leyes en su idioma natural. Si no, ¿porque se cometen tantas atrocidades en provincias? No es porque sean salvajes; es por desconocimiento de la ley, y aplican sus códigos informales.

A todo esto se ha opuesto la señora Hildebrandt, de la manera más soberbia. Todos lo han visto por televisión.

Le pediría a usted que lea a Alejandro Deustua, y observe la forma en que se refiere al poblador del ande. El mismo Clemente Palma, hacia los negros. Esa es la conducta de la señora Hildebrandt.

Muchas gracias.

Anónimo dijo...

HOLA, ni nombre es alberto:
pasaba por aqui, en mi navegacion por algunos blogs, pienso que debemos situar la discusion, si es que hay tal, en su verdadera dimension, porque:
1. se imaginan tener que traducir toda la legislacion en todas las lenguas y dialectos existentes en el peru actual (son casi docientos).
2. podremos encontrar traductores oara todo eso?
3. de que dimension seria una simple resolucion de dos hojas, multipliquen por favor.
no defiendo ni comparto la pósicion de la hildebrant, me cae de lo mas plomo (pesada)
pero esa es nuestra realidad.
si píenso que debe traducirse al quechua y al aymara (y por region al dialecto o idioma regional)la legislacion basica, pero siempre habra el problema del punto numero uno,
Y COMO DECIA PORKY....ESO ES TO ESO ES TO ESO ES TODDDO

Chachatroso dijo...

Recién puedo leer esta carta, me parece genial. Lo de la señora Hildebrandt es repudiable, desde todo punto de vista. Sólo alimenta ése resentimiento racista de ambas partes. Muy buena carta Víctor, el racismo es un tema demasiado complejo, lo vimos en el afiche de un festival de cine (que generó bastante polémica) o en cualquier comercial de Tv (en especial los de leche gloria). Muy buenas tus aclaraciones además...